19:56 | Autor: Daniel Aréchiga
El día 12 de enero del 2008 llegué a la ciudad de Valladolid, muy cansado y cargado con tres maletas, una mochila, pero sobre todo muchos sueños y ganas de vivir una experiencia diferente.

Fue hasta el 19 de enero de ese año que pude iniciar este blog, tenía la idea de que fuera un lugar donde contara mis aventuras, ideas, experiencias y curiosidades, en fin, mis vivencias de este lado del charco. Es por eso que hoy celebro un año de este blog que me ha permitido hasta cierto punto estar en contacto con mis familiares y amigos en México, pero sobre todo me ha permitido mostrar un poco las diferencias y curiosidades que humildemente puedo apreciar al estar en un país con cultura y tradiciones diferentes a los nuestros.

Después de este año de estar lejos de mi tierra, pasa en mi mente una película que proyecta tantas cosas que me han pasado. Un año es tan poco y tanto tiempo a la vez. En este año lloré y reí, gocé y sufrí pero todo eso significa que viví. Tenía apenas un mes en España cuando mi padre falleció. Estuve 6 meses sin mi familia. He conocido gente sorprendente por su cultura y costumbres diferentes. He podido ver y respirar los cambios de las estaciones. En fin, son muchas cosas que han enriquecido mi persona y espíritu.

Siempre los que estamos lejos del terruño nos preguntamos que es lo que extrañamos de nuestro lugar de origen y que extrañaremos cuando regresemos de la tierra que nos recibió por un tiempo. Creo que son preguntas difíciles de responder, no porque no se tengan claras las ideas sino porque quizás esas cosas que se extrañan se entrelazan y mezclan que podrían llegar a atormentarnos. Es algo dificil de explicar pero creo que los que hayan vivido una experiencia similar sabrán a que me refiero. Yo tengo mi forma de ver esta situación con la idea de no sufrir por lo que no se tiene: extraño, pero no me aferro, simplemente trato de gozar lo que tengo.

Me reservaré la lista de cosas que extraño en mayor o menor grado, pero sí quiero mencionar que los más importantes son los cariños: la familia y amigos, ya que estos son los que le dan riqueza a nuestra vida, lo demás son un mero aderezo que hace más agradable esta ensalada que es la vida.

Después de un balance de este año puedo decir un sólo comentario: si tienes oportunidad, vive una experiencia similar, sal de tu rincón y conoce el mundo.

Me gustaría terminar dando las gracias a la familia y amigos en México por su apoyo que directa o indirectamente siempre me han dado, también a mis amigos en Valladolid por hacer más agradable la lejanía que se siente dentro.
P.D. Ese avión es el que me trajo a España.
Puedes seguir las respuestas a esta entrada a través del feed RSS 2.0. También puedes dejar una respuesta, o trackback desde tu propio sitio web.

4 comentarios:

On miércoles, febrero 04, 2009 1:57:00 a. m. , Anónimo dijo...

Que rapido pasa el tiempo Daniel, aun me acuerdo el afortunado encuentro que tuvimosen el edificio de la universidad dias antes de que salieras a España, me da gusto que la pases bien pese a todo y pues ¡Animo y mucho exito!

Vicente Loreto

 
On miércoles, febrero 18, 2009 10:21:00 a. m. , Daniel dijo...

Si hombre, las casualidades de la vida, verdad?? me dió gusto en aquella ocasión saludarte, hoy me da gusto leerte.

Suerte y que estes bien!!

 
On viernes, febrero 27, 2009 11:43:00 p. m. , Anónimo dijo...

Hola Daniel, me da gusto que podamos comentar por este conducto tus experiencias y las que nosotros vivimos a diario.

 
On sábado, febrero 28, 2009 1:49:00 a. m. , Daniel dijo...

Claro, esa es la intención de este espacio, que compartamos experiencias, aunque me toque iniciar algunos temas los comentarios son siempre bienvenidos.