6:45 | Autor: Daniel Aréchiga
Después de haber visitado Santander y sus playas en forma breve, decidimos volver para conocer un poco más, aunque ahora visitamos un poco del centro de Santander y la mayor parte del tiempo la pasamos en Noja, una población al pie de playa.

Tuve oportunidad de confirmar lo que brevemente mencioné en una entrada anterior sobre Santander. Es una ciudad señorial, limpia y elegante y que ya ha quedado entre mis lugares favoritos para posteriores visitas.

La playa de Noja es bonita sin ser espectacular, podría decir que es similar a una playa bonita de la costa del Pacífico, tal como tenemos en Jalisco. A pesar de que podría pasar por algunas de nuestras playas, hay varios detalles que te hacen saber que no es así.

De lo que destacaría es el entorno de infraestructura, ya que las construcciones son muy diferentes a las que usualmente vemos en otras latitudes. Además, no existen las "palapas", lancheros y demás elementos propios de nuestras playas en México. También podemos encontrar muchas "topless", práctica muy usual de los países europeos, tan usual que pasan inadvertidas, ya me imagino una topless en el malecón de Puerto Vallarta... hasta la cárcel podría ir a parar.

Creo que lo más destacable es la limpieza de las playas. Siempre existe alguien que tira una colilla, pero por lo general las playas están muy limpias, además que muchos tienen botes para depositar la basura, inclusive para la separación de la misma. No hay vidrios, latas, bolsas de plástico y muchas otras cosas que podríamos encontrar en otros lugares.
Enlaces a esta entrada
18:25 | Autor: Daniel Aréchiga
Castilla y León es una Comunidad Autónoma muy amplia y diversa, de la que ya he tenido oportunidad de conocer algunas de sus ciudades emblemáticas y que tienen reconocimiento mundial por su riqueza cultural y patrimonial, pero hace poco tuve oportunidad de visitar una ciudad de la que había escuchado buenos comentarios pero para ser honestos no esperaba mucho: Burgos.

Burgos es una ciudad pequeña de menos de 200 mil habitantes, pero que tiene una riqueza histórica muy importante. Fundada desde el año 884 ha visto pasar innumerables hechos y personajes históricos, siendo inclusive en varias ocasiones la sede del reino de Castilla y León.

Aunque del patrimonio arquitectónico medieval queda muy poco, es una ciudad acogedora y mágica que ofrece una atmósfera de tranquilidad y que invita a recorrer su centro histórico. Se pueden encontrar los restos de un castillo en la cima del cerro que le cobija, pero sin lugar a dudas hubo dos cosas que me impresionaron gratamente, la Catedral de Santa María y el Paseo del Espolón que finalmente se funde con el Paseo de la Isla.

La Catedral de estilo gótico construida en el siglo XIII es una verdadera joya que vale la pena apreciar desde cualquier punto de visualización. Por otra parte el Pase del Espolón es una zona peatonal llena de árboles, terrazas y algunas tiendas, que sigue al lado del río Arlanzón, que divide a la ciudad en dos.

Una recomendación, es conveniente visitar esta ciudad en época de verano, ya que es una de las zonas más frías de España.
Enlaces a esta entrada
3:43 | Autor: Daniel Aréchiga
En días pasados tuve la oportunidad de visitar otro lugar que al igual que otras ciudades que he visitado como Granada, Segovia y Salamanca, es considerado como patrimonio de la humanidad: Toledo.

Situada sobre un cerro, es un lugar lleno de laberínticos callejones, que suben y bajan con la misma facilidad que dan vuelta, por lo que planear el recorrido sin conocerla es casi como hechar una moneda al aire. No te pierdes, pero es muy probable que hagas muchos esfuerzos extras si el recorrido es poco afortunado. En lo personal me trajo algunas remembranzas a Guanajuato en México por las estrechas calles, aunque el parecido no vaya más allá, de hecho son ciudades hermanas.

Toledo es capital de la provincia con el mismo nombre y de la Comunidad de Castilla-La Mancha, contando con antecedentes históricos desde la época en que los romanos conquistaron los asentamientos de esta zona y le nombraron Toletum en el siglo II. Ha sido también un importante centro en la época medieval y contemporanea.

Recorriendo sus calles y edificaciones nos podemos perder por horas, que afortunadamente se conservan de forma tal que nos permitan remontarnos imaginariamente a épocas pasadas.

Sin lugar a dudas es un lugar que me gustaría volver, pero eso sí, con un calzado MUY cómodo y bien preparado para la jornada que implica el recorrido.


Enlaces a esta entrada
18:19 | Autor: Daniel Aréchiga
Hoy toca comentar sobre la ciudad de Santander, capital de la Comunidad Autónoma de Cantabria, ubicada al norte de España y que tiene como una de sus fronteras el océano atlántico representado por el mar cantábrico.

En realidad mi visita estaba destinada a disfrutar de la playa, así que la ciudad escasamente puedo comentar de ella. Para iniciar, el viaje desde Valladolid se hace de forma muy fácil ya que existe una autopista o autovía que cubre la totalidad del recorrido en perfectas condiciones.

Al llegar entramos por un costado de la ciudad para ir a nuestro destino, la playa del Camello. Cabe mencionar que prácticamente todas las playas de esta zona cuentan con diversos servicios para los paseante, como salvavidas, regaderas, algunas estacionamiento, etc. destacando que son playas públicas y estos servicios son provistos gratuitamente por el ayuntamiento.

La playa en cuestión es bastante agradable, la arena es buena para disfrutarla, aunque la temperatura del agua es fría comparada con las temperaturas que gozamos en México. Esto obviamente se debe a que nos encontramos más al norte y cercanos al polo.

Al costado de la playa se encuentra una pequeña península que corona a la ciudad, y que está cubierta por los terrenos del Palacio de la Magdalena, que fuera construido para la familia real a principios del siglo XX y que actualmente está abierto al público administrado por el ayuntamiento y que cuenta con una universidad de verano. Sus amplias áreas verdes te permiten disfrutar del clima (cuando se puede) y tiene algunos espacios con juegos para niños, restaurante-bar y un área donde se pueden ver pingüinos, leones marinos y focas.

Al regreso a Valladolid pasamos por zonas más céntricas para darnos una idea de la ciudad, lo cual agradezco mucho ya que me pareció señorial, limpia y elegante. Las calles, los espacios y edificios, los detalles de flores y áreas verdes y el conjunto de lo que rápidamente pude apreciar, me obliga a volver y descubrir la ciudad a través de sus calles y plazas. Queda como una asignatura pendiente que espero pronto poder cumplir.

Finalmente, ésta rápida visita me permitió gozar de algo que disfruto bastante y que es un día de playa, pero además me abrió las puertas a un lugar por conocer, así que fue un día doblemente afortunado.

Parece que muy pronto visitaré a Toledo en Castilla-La Mancha, por lo que obliga una próxima entrada, así que no dejes de visitarme.
Enlaces a esta entrada
11:43 | Autor: Daniel Aréchiga

En la semana pasada visité Madrid de nueva cuenta, ya son varias ocasiones que he estado en la capital y ya me siento muy confortable al moverme en ella, la conozco lo suficiente y el servicio del metro es buen apoyo para esto, aunque en ésta ocasión fui con un coche que me fue facilitado.

No recuerdo haber estado en Madrid y que hiciera tanto sol y calor, pero es que no había estado en ésta época del año. Recorrimos los sitios de costumbre, en esta ocasión iba como guía turístico, por así decirlo. El recorrido fue muy agradable y tuve oportunidad de estar un rato en el Parque del Retiro, ese amplio lugar verde y fresco que nos dio sombra y tranquilidad para unos momentos de relajación.

El fin del recorrido llegó y nos disponíamos a regresar a Valladolid en el coche, pero... ooohhh!! no arranca... no, no arranca... en fin, un día que a pesar del calor había sido muy agradable, estaba comenzando a tornarse un poco gris. Esto del fallo del coche fue el inicio. Tuvimos que llamar al seguro que se encargaría de recoger el coche y llevarnos a nuestra casa en Valladolid, pero el siguiente problema fue que el coche estaba en un estacionamiento a dos niveles bajo tierra, un lugar imposible para el tamaño de grúa que llegó, conducida por dos operarios.

Aquí fue donde en realidad comenzó nuestro calvario, ya que por un lado los amables recepcionistas del seguro, por teléfono hacían lo posible por resolver nuestros requerimientos, mientras que el personal de la grúa nos mostraba que no siempre dos cabezas piensan mejor que una, y si esas dos personas no tienen disposición de trabajar es mucho peor. Estuvimos cerca de dos horas viendo como ellos me recomendaban "pues déjalo y mañana vienes con un mecánico" mientras yo quería ir a mi casa con mi familia y que ellos se encargaran del coche. Llamadas por teléfono iba y venían. A final de cuentas sus jefes les dieron la instrucción de recoger el coche, lo cual hicieron haciendo gala de su ineptitud y mostrando su disgusto por el trabajo que DEBIAN hacer, por el que se les paga y que fueron requeridos. Yo no confiaría de nuevo mi coche y mucho menos el tiempo de mi familia a este servicio de grúas (Perez del Toro) que al menos en esta ocasión fue bastante malo.

Finalmente se lo llevaron y llegó un comodísimo transporte por nosotros que nos llevaría a nuestra casa. Al contrario de la ineptitud de los dos individuos anteriores, el conductor del taxi fue muy amable y nos llevó sin complicaciones hasta Valladolid y a nuestra casa.

Al final, a las 2am estaba por fin abriendo la puerta de mi casa, listo para descansar de un agotador, y al final, estresante y molesto día.

A propósito del calor que hacía en Madrid, en la foto estoy haciendo la "verificación de honor" que hace la imagen del pilar detrás de mi, no vaya a ser que el aire esté contaminado... jejeje

Actualización: Recién publiqué ésta nota, me dí cuenta que la camisa que me llevé a Madrid en ésta ocasión es la misma con la que me tomé fotos el año pasado en Madrid, será mi camisa de "visitar Madrid"?? ;-)
Enlaces a esta entrada