20:25 | Autor: Daniel Aréchiga
Los idiomas nos permiten comunicarnos y expresarnos, nos ofrecen una infinita capacidad de expresión y son tan ricos que sería maravilloso que tuviéramos la capacidad de aprovecharlos a su máximo.

Si bien es cierto que existen diferencias entre los diversos lenguajes, también es cierto que estas diferencias también se encuentran dentro de un mismo lenguaje. Por ejemplo, los brasileños no hablan el mismo portugués que los portugueses, inclusive entre brasileños existen diferencias en la forma de hablar y de algunas palabras de acuerdo a la región. El castellano no se queda detrás en este sentido, siendo la tercer lengua más hablada en el mundo es obvio que existirán diferencias en la forma de utilizarlo entre las diversas zonas donde se habla.

Mi primer experiencia en este sentido me tocó cuando viví al norte de México, me encontré algunas palabras que en Jalisco no existían, o algunas otras que tenían un significado diferente. A final de cuentas nos entendíamos bien, con sus diferencias y acentos, pero nos entendíamos. Después tuve oportunidad de conocer e interactuar cercanamente con personas de Cuba, Puerto Rico y Sudamérica, obteniendo los mismos resultados, diferencias en el idioma.

Ahora, del otro lado del Atlántico es de esperarse que no sea la excepción, lo veo y vivo a diario. Comienza con el uso de algunas palabras simples, como por ejemplo: celular y móvil, camarones y gambas, carro y coche, computadora y ordenador. Podría enumerar muchas más palabras que tienen una función de sinonimia, eso que sólo comparo México y España.

Son un camión, un bus y una guagua lo mismo? efectivamente, es la forma de referirse al medio de transporte urbano en México, España y Cuba, respectivamente. Cual es el correcto? sería un proceso arduo y sin sentido tratar de descubrirlo, por el contrario, considero que estas diferencias enriquecen nuestro lenguaje y el verdadero valor se consigue en reconocerlas y respetarlas.

A mi en lo personal me gusta conocer estas sutilezas del lenguaje, nos hacen ver las cosas desde otro punto de vista, entender otras formas de ser y pensar, enriquecer nuestra cultura, pero siempre conservando mis raíces y respetando esas diferencias.

Por cierto, si vas a viajar a otro país vale la pena que averigues un poco sobre que palabras no debes usar, puede que alguna que uses comunmente resulte ofensiva en otro lugar, te puedes evitar malos entendidos.
Enlaces a esta entrada
12:48 | Autor: Daniel Aréchiga
Como lo comenté en mi entrada anterior, el hecho de vivir en un lugar que es más caro que el de origen hace que se interese uno por la economía familiar. No quiere decir que antes fuera in desinteresado ni un despilfarrador, pero si que las circunstancias hacen abrir los ojos respecto a como manejamos nuestra economía de una manera especial.

Algunas veces habremos escuchado la frase que dice "el que convierte no se divierte" y que va dirigida a los que tienen la costumbre de comparar los precios de las cosas en relación a su lugar de origen. Si bien es cierto que si nos dedicamos a hacer esa conversión para todo perderemos la noción de la razón del viaje y que consiste en distraerse y divertirse. También es cierto que hay que ser conciente de los costos y priorizar nuestros intereses y compaginarlos con nuestros ingresos.

En esta época es muy común que el bombardeo mediático nos incite a adquirir bienes y servicios que muchas veces ni necesitamos, siempre propiciando que gastemos más de lo que percibimos y que al final quedemos con una enorme deuda en créditos y una cuenta en la tarjeta de crédito tan gorda que no le vemos fin.

No niego que yo he pasado por esas circunstancias, pero eso mismo me da la autoridad de decir que sí se puede evitar en mucho el caer en situaciones en las que nos encontremos acorralados económicamente.

Mis circunstancias personales y relacionadas -como lo había dicho en otro post- con la conversión de moneda y los precios de productos y servicios en España, me han ayudado a mejorar mi manejo financiero, por lo que puedo dar algunas recomendaciones básicas y de sentido común que aunque quizás las conozcamos, nos las hayan dicho antes o simplemente las pensamos; tendremos que llevarlas a cabo, no es sólo estar conciente de ellas.

Entre estas recomendaciones que podría dar, quiero mencionar las que considero que son las más importantes y que me han servido mucho en este tiempo dificil económicamente por el que muchos estamos pasando:
  1. No gastes más de lo que ganas: Es la más obvia pero la que menos atendemos. Con la facilidad que nos dan los créditos en las tiendas y las tarjetas de crédito es una tentación constante, es imposible mantener ese ritmo y termina por undirte, así que evita comprar cosas que deseas y sólo adquiere lo que puedas comprar con el dinero con el que ya cuentas. Esta recomendación tiene un pequeño agregado: no cargues contigo la tarjeta de crédito cuando vayas al centro comercial o de compras, úsala sólo para algo programado y que desde tu casa has considerado.
  2. Economiza en los servicios. Es muy frecuente que contratemos al primer servicio que identificamos, nos encontramos o nos ofrecen. Vale la pena investigar antes y comprar otras opciones. Simplemente suma lo que consumes mensualmente de gas, luz, Internet, teléfono (móvil y fijo) y demás servicios con que contemos, si investigamos un poco podríamos encontrarnos planes y tarifas que nos sean conveniente y que nos implican un pequeños ahorro en cada servicio, lo que sumado nos da una cantidad interesante al mes y mucho más al año.
  3. Comprar selectivamente. Esta parece una insignificacia pero es muy importante también, se refiere a aprender a comprar lo que necesitamos en el lugar que mejor nos conviene. Es muy frecuente que por comodidad vayamos siempre a la misma tienda o supermercado a comprar nuestras cosas. He analizado los precios de los diversos supermercados cercanos a mi casa y me encuentro diferencias de precio bastanta considerables en algunos productos, por lo que ciertas cosas las adquiero en uno, otras cosas en otro y así. Parece una tarea algo dificil o complicada, pero es al principio, ya que se ha hecho el trabajo de investigación es bastante simple hacer las compras. A final de cuentas te ahorras bastante dinero, más de lo que uno pudiera imaginarse.
Ya se que estas son recomendaciones muy simples y de sentido común, pero el problema es que normalmente no las llevamos a cabo, por experiencia puedo decir que si las cumplimos nuestras finanzas mejorarán en una cantidad que nos puede sorprender y nos permitirá vivir tranquilamente en cuanto a lo económico.

Podría pasarme mucho tiempo hablando sobre todos los pequeños detalles que ayudan a mejorar la economía familiar, pero no es el sentido de este blog. Tu que me lees, que opinas o que haces para mejorar tu economía familiar?
Enlaces a esta entrada
19:40 | Autor: Daniel Aréchiga

En esta ocasión quiero hacer mi comentario en lo relativo a la cuestión económica. Como es de todos bien sabido, estamos en medio de una precaria situación financiera que afecta a nivel global. Tanto en México como aquí en España es una noticia de todos los días. En general ha habido un alza de precios, mientras que los sueldos han permanecido igual para los que tenemos la fortuna de todavía poder recibirlo, ya que los despidos están a la orden del día.


Esta situación se ve más reflejada en los bolsillos de los que recibimos nuestros ingresos en una moneda diferente a la que usamos en el día a día, ya que el tema de las conversiones de divisas siempre sale perdiendo el usuario, y si la divisa a la que conviertes incrementa su tipo de cambio, pues esto se ve reflejado en lo que a final de cuentas se tiene disponible para solventar los gastos, incluyendo los más básicos.

No es de extrañarse que cuando vamos a un país de "primer mundo" lo primero que nos salta a la vista es el precio de las cosas comparados con nuestro país de origen. Por supuesto que el ingreso promedio de las personas de estos países también es mayor y por lo tanto no sienten esa diferencia de precios hasta que visitan un país más barato y se impresionan de cuanto les rinde su dinero.

Para dar una muestra de esto menciono algunos datos: El precio de un pasaje de transporte urbano en Valladolid es actualmente 1,10 € (poco más de $20 pesos mexicanos), mientras que en una ciudad como Guadalajara el precio ronda los $7 pesos (aproximadamente 35 céntimos de euro). Claro que también habría que considerar la calidad de ambos servicios, pero para fines prácticos es lo que seberá pagar por cada viaje que se haga.

La alimentación no se queda atrás, por ejemplo, la naraja que es en España una de las frutas más económicas acabo de verla a 1€ el kilo, es decir, cerca de $19 pesos mexicanos, mientras que en México podrás encontrar una arpilla de narajas de 5kg. por $10 pesos (50 céntimos aproximadamente).

Como se puede apreciar el costo de vida es mucho mayor de este lado del charco. En una entrada posterior comentaré sobre lo que enseña vivir en un lugar que es más caro que el de origen, es una buena experiencia que vale la pena difundir.

La gráfica representa la evolución del euro respecto al peso mexicano durante el 2008.
Enlaces a esta entrada