13:07 | Autor: Daniel Aréchiga
Después de un poco de tiempo sin poder escribir estoy de vuelta, en esta ocasión voy a comentar sobre algunas características de Valladolid que me han parecido muy agradables. El tiempo que llevo aquí el clima en esta ciudad ha sido un poco rudo si lo comparo con el clima en Jalisco. Estoy acostumbrado a un clima templado y un poco caluroso, pero aquí es frio, algunos días son nublados y con lluvias muy leves, pero el frio no se quita. Según me dicen en verano el calor es insoportable, ya me tocará valorarlo.

Como mencionaba, el clima es poco invitador a salir a la calle pero lo atrayente son los espacios que se han generado en la ciudad para transitarla, disfrutarla y pasar un momento de relación o esparcimiento. Me refiero principalmente a los espacios diseñados para caminar, los andadores que existen por toda la ciudad y que resultan arbolados, verdes y agradables sobre todo en las partes cercanas a los 2 ríos que por esta zona fluyen, el Esgueva y el Pisuerga.

Estos lugares son en verdad un punto de encuentro y tránsito para los vallisoletanos (gentilicio para los de Valladolid), en los días soleados se pueden ver a los viejos sentados en una banca, los niños en patines y bicicletas con los padres detrás y los jóvenes andando o simplemente sentados en un prado aprovechando el asomo del sol y el buen tiempo. Es una especie de rito público o ley no escrita que cuando el clima mejora la gente sale y disfruta de un buen paseo.

En los ríos abundan patos que hacen el paisaje muy atractivo, sobre todo en el rio Pisuerga que por ser mayor hasta pesca se practica como una actividad de ocio. En las márgenes de este rio existen andadores que permiten transitar por su ribera a manera de paso entre la naturaleza; los árboles, jardines, veredas, patos y demás transeúntes dan vida a estos espacios que invitan a caminar lento, relajado, sintiendo el viento en la cara y escuchando el andar del cauce.

Otro aspecto muy interesante es el hecho de que en todos los espacios mencionados, además del resto de la ciudad existen carriles especiales para bicicleta, lo que hace que sea atractivo el uso de este tipo de vehículo ya que la urbanización es favorable para ello, aunque de esto hablaré más a detalle en una próxima ocasión.

Estar en Valladolid es caminar, caminar por los andadores es apreciar el entorno y esto es disfrutar, si algún día estas en Valladolid, no dejes de recorrer sus calles, jardines y andadores a pie.
Enlaces a esta entrada